Esta primera vitrina de la exposición agrupa tres piezas pertenecientes al Imperio Antiguo entre las cuales se encuentra un fragmento de piedra caliza proveniente de una pirámide con la imagen del dios Horus [Foto 1].

 

 

Foto 1. Relieve con la figura de Horus.
Imperio Antiguo. IV Dinastía

El arte del Imperio Antiguo se reconoce por su perfeccionamiento y por la belleza -en mi propia opinión-  de sus piezas así como el acabado de los relieves y de los jeroglíficos. Sin embargo, siempre en la historia egipcia existía un período de "decadencia" -generalmente entre un Imperio y otro- en el cual el arte desmejoraba; y una prueba de esto es la puerta falsa proveniente de la tumba del sacerdote de la VI Dinastía, Meryraseneb [Foto 2]. En ella se puede ver que los artistas han perdido habilidad en el trazado de las líneas dándole un aspecto de menor calidad a la pieza.

Foto 2. Fragmento de la puerta falsa de Meryraseneb.
Imperio Antiguo. VI Dinastía.

 

Una tercera obra [Foto N° 3] de la cual aún no se puede establecer una datación exacta comparte con las dos anteriores la vitrina del Imperio Antiguo. Durante el reinado de Amenemhet I (Dinastía XII, Imperio Medio Temprano) se acostumbró a reutilizar bloques de edificios abandonados o destruidos del Imperio Antiguo por motivos económicos pero que le dio a los artistas del Imperio Medio una enseñanza directa y rápida del antiguo arte que en esos momentos había perdido su esplendor original. De este fragmento no se tiene la certeza si es un bloque reutilizado de algún edificio del Imperio Antiguo o es una muy buena muestra de la recuperación artística que se logró en el reinado de Amenemhet durante el Imperio Medio. Este fragmento de piedra caliza presenta en su relieve una figura de Marynebef.

Foto 3. Bloque de piedra caliza con la imagen de Marynebef.
Imperio Antiguo o Imperio Medio Temprano.

Commentarios: